Servicios al autor

Sitio de corrección de todo tipo de textos, desgrabaciones, tipiados, asesoramiento ...

martes, 14 de junio de 2011

Globo VI

Yo había leído que la agonía de una herida se presentaba en puntadas agudas e imprevisibles. Y que una purga en un momento inadecuado surtía el mismo efecto, capaz de hacerme torcer la cara en muecas de dolor. Y ya se sabe, con esta pobreza sólo podíamos filmar una vez. Tenía que salir perfecto. Como si fuera teatro. Lo de la agonía estuvo bárbaro. Me arrastré por esas gradas como Julio César. Pero cuando Pérez Flecher tuvo que cargarme, muerta, entre sus brazos....¡Cuánto me arrepentí! Me di cuenta de que mi método era un fracaso. Más fácil me hubiera sido fingir el dolor que reprimirlo.

De Memorias de una actriz. (Ed. Sud.A.K., Macondo, Colombia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada